Texto de Diego Granda. Arte por Amanda Iturra Leal

∞∞∞∞∞∞8∞∞∞∞∞∞
La vida es la comunión entre el tiempo y la palabra
Lo que se dice una vez y para siempre
La muerte es el silencio
Dejar que pase una porción de infinito sin cantarlo

—Yo no puedo morir, no puedo morir, no puedo morir, no mientras tenga este revolotear de golondrinas entre los dedos, esta palabra “nube” y “cielo” que escribir sobre el teclado para darle forma de nido a lo que pienso y lo que escribo, para darle hogar a estos pájaros en llamas, Intentaré no caer aunque lo haré mientras los hombres del futuro me lancen de edificios que están por construirse, pero por ahora intento escribir un poema cada día, cada vez, cada segundo, mientras las manecillas del destino me apuntan en la cien, intento no morir ahora para morir en mis palabras y nacer en la resonancia de la voz del hombre que me lee
Intento no morir
Porque la muerte es el silencio

8:00:00
∞∞∞∞∞∞8∞∞∞∞∞∞
¡Ocho con los tombos!
Gritan dos hombres que asesinaron un Ángel para robarle sus alas de mercurio
Gritaron ocho que es un número pero también una expresión de alerta
Porque uno no puede fiarse de un dígito que al acostarse se convierta en infinito ∞

Y yo Quiero ser un hombre que se ha arrancado el tiempo de sus ojos
Porque ahora, justo ahora, en este minuto que se devoran las polillas, y que será sepultado por el minuto siguiente que nacerá de su cadáver
Justo ahora, Tengo nostalgia de ser mar, de ser un viernes azul sacudido por los peces
Tengo nostalgia de ser poesía encallada entre las costas, tengo nostalgia de la inmortalidad que tuve antes de tener nombre. Porque Diego es un nombre que también alimentará a las polillas y será sepultado por el nombre siguiente que nacerá de su cadáver
Entonces me siento a escribir y lamentablemente el papel resulta ser un abismo en blanco donde me lanzo cada vez y soy devuelto por un dios de caucho que me rebota y se burla de mí,

Muerdo las orillas de una ciudad habitada por fantasmas y recojo las migajas con las manos para alimentar a las palabras que acuden como palomas, pero sus picos plateados me agujeran las palmas que quisieron convertirse una vez en alas
A través del agujero de mis manos, veo una ventana
8:00:01
A través de la ventana otra ventana

A través de esa ventana un universo sin ventanas donde cae una gota de lluvia en línea recta fragmentando el universo en dos,
En cuatro,
En 8…..mierda
09:00
El lenguaje es un órgano sensible acuñado a mis falanges
Tic-tac – tic-tac tic-ta-ta-ta-pack- tu-tu-tun
Creo mi propio pulso, acomodo mis latidos al ritmo de lo que escribo
Si no tuviera el corazón acelerado por la tinta blanca, entonces no podría explicar ahora por qué escribo como escribo, de porque mis manos fueron arrancadas por mariposas antes de poder escribir sobre sus alas, de esta mala costumbre de reparar mujeres rotas sobre el mar, de esta patología insana de morderle los tobillos a las nubes para no regresar temprano a casa, de las manos invisibles que me incitan a matar toda esperanza, de esta cocaína que es el motor de mi temblor y de mi angustia, este suelo que se quiebra, este abismo que cae en mi garganta, esta ansía por sangrar los viernes en la noche, este inexplicable desprecio por los espacios vacíos de los buses, este monasterio que escribí para los duendes, este hueso, este tumor, esta pantalla digital, estas grafías que se convierten en poesía mientras no calle, de estas arterias excitadas por la algarabía de mi sangre, y si no tuviera el corazón acelerado por esta tinta blanca no podría explicar este malparido desprecio por el silencio de los hombres que no cantan. (y no lo explico pero canto)
PORQUE LA MUERTE ES EL SILENCIO.
 
 
ÁSPERA VIDA
 
Este diseño de mundo está hecho para almas imaginarias
estas palabras que no dicen nada cosechan armaduras mentales
donde no entra la vida
si no la idea de la vida que es una herida en el tabique
donde el olor a metal de la sangre seca puede saborearse en el aire
éste paisaje hiere mis ojos;
han plastificado el sol
Han pixelado la belleza
Han cubierto de palabras sin sentido lo indecible
no hay lugar para mí en este mundo
por eso me refugio en mis poemas
y entonces la poesía ya no es un asunto de belleza o estructura
si no de vida o muerte
y desde esta trinchera de palabras
lanzo una bomba molotov que crea un arcoíris de esperanzas…
y empiezo mi guerra contra el mundo.
 
 
JUVENTUD
 
Juventud….
¡nos cerraron con tranca la puerta que conduce al infinito!
-pero siempre habrá
un Popayán para cada uno….
¡ese no es ningún consuelo! grita un pájaro enredado en los gargajos amarillos de los dioses
Y entonces muere
Sin que se le caiga ningún canto de su pico
 
 
 
Sobre el autor

Actualmente vivo en la ciudad de Popayán, no he publicado ningún libro hasta el momento, (aunque he escrito algunos) y algunos de mis poemas se han publicado en diferentes partes, tengo 21 años, y estudio licenciatura en español y literatura en la universidad del cauca.

 
 
Sobre la artista

Valdivia, 1984. Me dedico a tomar fotografías desde el año 2008, lo hago simplemente por placer. En la Universidad tomé un curso de fotografía periodística, pero más allá de eso no tengo estudios relacionados con este arte.

Varias de mis fotografías aparecen en un poemario del escritor ‘Milenko Županovic’.

Además me dedico a escribir. He publicado textos e imágenes en revistas universitarias de Valdivia.

2 comentarios en “Texto de Diego Granda. Arte por Amanda Iturra Leal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top