Selección de la poesía de Gabriela La Riva

Extraido de “Blackbird y otros monstruos”

Una mantis religiosa color pardo huyendo de la tormenta
 
 
Disculpa mi actitud Bukowskiana
es que me he quemado esta mañana
Hay más luz de la habitual en mi ventana,
quiere violar mi habitación de ojos entreabiertos.

¿Cuánto vale el kilo de poesía?
¿Cuáles clasificados con “se busca intelectual”?
Desfiles soviéticos en las calles
alcohol para engañar el hambre social.
 
 
 
Raíz de árbol
 
 
Es pecado
danzar en la saliva de Dios
y descalza como el diablo
soy una salvaje

Dios es antropomorfo
intemporal… múltiple
poderosamente terrible
como una obra de arte

Obvio que creo en algo
en mucho, 
la vida no puede ser al azar
pero no creo en doctrinas mutilantes

Entonces Dios es Krishna 
y Krishna es Dios
lo absoluto y eterno
cosmo mental

Cristo regresó en los noventa
y se hizo famoso
como un drogadicto grunge
murió por los pecados de nuestra generación

Krishna se manifiesta en sonido y colores
la música lava mi corazón 
con mis propias lágrimas
y Dios me abraza mientras deambulo. 
 
 
 
Banca de madera
 
 
El big bang que rajó al universo
y los mundos paralelos
es una diminuta navaja oxidada
los dioses son más malandros que vos y yo.

¡Ven, perra!
vamos a darnos duro
para que seas seria
búscame abajo de la escalera en esa escuela

Para que los niños vean la muerte de frente
y no lloren tanto,
si matan a sus madres 
para robarlas en las esquinas de sus casas.
 
 
 
La sutura imposible
 
 
Gatito, ¿Qué haces solo por ahí?
los perros hambrientos en la plaza 
te pueden devorar
¡huye, tan rápido como el amor!

Yo que vengo de dialogar 
con bolas de fuego
rayos insonoros 
y duendes en los arbustos

El camino solitario,
iluminado
4:00 am, 60 km.
el pasado se oscurece a nuestro paso

Somos espinas jóvenes
esquivando estos tiempos alineados 
ansiando otros tiempos, otras biografías
pero ellos: ya están tan muertos como nosotros lo estaremos pronto.

entonces, regresaré a conversar 
con esas bolas de fuego, los rayos 
y los duendes en los arbustos
pero el infinito me hará remar hasta la constelación más lejana.
 
 
 
Es un día muy bonito para no salir
 
 
Estoy en pleno overlap
quiero ir a un festival de poesía en otra ciudad
pero no puedo
es un lujo mortal viajar

Tengo miedo me roben
Yo quería ir con la guitarra 
en la ausencia del eco por montaña,
caminar por calles planas

Definitivamente, 
ser artista en ésta tierra
es vivir hace setenta años atrás
durante la guerra.

Pobre Borges, 
él ciego y rodeado de libros
y yo, rodeada de ciegos
consumo más por los ojos que por la boca
-mi miseria no es intelectual-

Cuanto deseo recitar
en los bares de París y Bogotá
bailar tango mientras hablo
y gritar en una plaza de España

Es una lástima
que no escriba bonito
tal vez, viviré muy bien cuando muera
que no necesitaré publicación o premiecito.
 
 
 
Highway 56
 
 
¿Cuál es tu almuerzo?
cigarrillos árabes de contrabando
y un libro de tango,
té en una taza de The Doors.

Y de postre:
visiones surrealistas
que comen mejor…
que yo
 
 
 
Sobre la autora

Gabriela La Riva (Venezuela, 1986) escritora, fotógrafa, poetisa y actriz.
Actualmente tesista de la carrera de Letras mención Historia del arte en la Universidad de los Andes (ULA-Mérida). Su compromiso con el arte ha sido amplio y diverso, desarrollando actividades en las áreas de gestión cultural en festivales, bienales y simposios de arte contemporáneo, fotografía, cine, música, arquitectura, entre otros. Del mismo modo se ha desempeñado en medios de comunicación radiofónico y digital. En el presente, continúa participando en recitales poéticos, exposiciones, ponencias en jornadas de la Facultad de Humanidades y Educación (ULA), perfomance y colaboraciones relacionadas con la producción artística, literaria y teatral.

El trabajo poético y narrativo de Gabriela La Riva pretende direccionar contenidos basados en su cotidianidad, acudiendo a la prosa libre pero manteniendo una estructura casi inmutable. Los temas infectados de claves, en las que podemos encontrar: la muerte, el amor y abandono, la decadencia, tormentas, fuegos, locura, el cuerpo como hábitat salvaje y visiones. Los Diálogos cósmicos y las trivialidades reflejan la actitud ambigua de un ser debatido entre múltiples personalidades. Sus escritos poseen tres etapas que define por títulos de cada selección: adolescente “Mucho infierno para tan poco demonio” (destruida por sí misma), juvenil “Invierno” y la actualmente adulta: “Blackbird y otros monstruos”. Desembarca material en el blog elvinosederrama y comparte las grabaciones de sus presentaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top