ENSAMBLE POÉTICO, tres escrituras para existir

Tres observaciones de la realidad es lo que nos presentan en esta edición los escritores Alejandra Menco, Edwin Gamboa y Regina Ramos. La muerte y la necesidad de anclarse en el espacio circundante es la opción en la escritura de estos hablantes, que, casi como una imperiosa salvación de la caída, permiten plasmar en el significado y su juego, el aterrizaje de las mezquindades humanas a través de una hermosa imagen poética.

 

ALEJANDRA MENCO

 XVII 

                                                                   A Mishell Basabe

TODO LO QUE existe afuera:
pesa.

Desde el mundo
hasta la ventana que abre nuestros ojos,
arremolinan días como piedras
que caen desnudas
y nos quiebran contra el suelo.

Ya no hay brisa
rumor de lluvia
ni luz
que no pese sobre la espalda.
No encontramos sosiego
en los dedos rozando la hierba
o en saber observar,
porque afuera estamos amordazados
y nacemos muertos.

Todo, salvo el rostro propio,

junto al delirio que crece alrededor

y retorna a nosotros mismos,

                                                 pesa.

La palabra nos salva todavía.
Llegará un día en que el lenguaje revele

el agua que ocultan las piedras.

X

 HUBO UNA MUJER SEMBRADA

          bajo este árbol sin raíces.

Su vientre

abrazado a la tierra,

          bebía del cielo pájaros

y del aire los colores

que alimentaban su ansía de vuelo.

En cada estación

          su edad moría,

para regresar la infancia a una niña

revoloteando como un ave asustada

                              sobre su cabeza.

Hoy es la mujer centenaria

          con sueños heridos en el árbol.

Si pudiera volar

iría al encuentro de unos brazos desconocidos,

pero sus entrañas enraizadas

          sólo buscan el sustento

la savia para seguir creciendo

en medio del jardín de su noche.

 


Sobre la autora: Alejandra Menco (Marie Ann). Bogotá, Colombia. Poeta, profesora de literatura y promotora de lectura. Estudió Licenciatura en Educación Básica con Énfasis en Humanidades y Lengua Castellana de la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Ha participado en diversos encuentros y recitales de poesía en Bogotá, Medellín, Cali y otras ciudades del país. Algunos de sus poemas han sido publicados en la revista Letralia (Venezuela), Circulo de poesía (México) y Puesto de Combate (Colombia).

separador articulos

 

EDWIN GAMBOA

 

ÍTACA I

Búscame en el ocaso, en la esquina que franqueas con la tristeza y los pasos cansados;

Encuéntrame allí, donde los niños no sufren y el país no alimenta más sus fuegos fatuos.

Preciosa, en las pesadillas de la noche, en el frío de la madrugada mi sombra se queda con vos, como un perrito agazapado en la pata de la mesa.

Espérame en el cero y en el infinito, que yo te encontraré en la voz de arroyo del feo que canta y en el pastico que sube por la vieja carrilera tren.

Así, compañera, cuando pasen los años, y los días hayan tranzado los destinos, siempre estaré con vos y vos acá, bien adentro, en el espacio comprendido entre la espalda y las soledades, porque esa esquina con su ángulo de noventa grados siempre va a estar ahí, y porque el pastico de la carrilera, aunque se marchite, estará esperando que el viejo tren pase resoplando.

 

ES EL ASOMBRO

Hace rato que la sangre te cabalga por el cuerpo. Tus pies van acompasados por aquel diálogo de marimbas y violines; van al ritmo de la conversación imposible de las voces negras cortadas por los siglos y los coros de la Academia. Tus pies se mueven y tus manos van tejiendo en el aire verdes sinfónicos, amarillos de la alegría.

Hace rato la sangre te cabalga por el cuerpo y lo sé porque a mí me pasa igual. Esta música que oímos por la fortuna de un concurso de boletas para el concierto también me inquieta.

En eso me miraste –te vi- y bailamos

La vida es eso:

Hay niños con hambre

Y el peligro, perro asesino,

Husmea a la vuelta de la esquina y detrás de la sombra

Sí; la vida es eso.

Pero también es el asombro

Que inventamos

Que vivimos

Que ideamos

Una noche de jueves con los negros

Del Pacífico colombiano

 


Sobre el autor: Edwin Gamboa. Le tocó en suerte nacer en un país con el tercer mayor índice de asesinatos en la región, Colombia, y para no matar –o no matarse– dedica sus horas a la literatura. Estudió Filología Clásica en la Universidad Nacional de Colombia y adelanta estudios de posgrado en el Instituto Caro y Cuervo, de donde es, actualmente, profesor auxiliar; trabaja también como docente en la Universidad Sergio Arboleda de Bogotá. Ha participado en encuentros y lecturas en su país y en el extranjero.

separador articulos

 

REGINA RAMOS

EL MOTIVO

Nací señada por la circunstancia.

Burló  la suerte  y la vida cedió

como un perro cansado.

No supe más.

Hoy conozco el motivo:

Un gajo de luz me hace sombra,

el viento de la noche me salva,

las palabras me habitan

el destino me cansa.

Nací, señada por la muerte.

UN HUECO

Qué es sino es la nada

golpeándome la puerta esta noche.

Creyendo ver un hueco

donde hacer nido

para mutilar de a poco.

Qué es sino

un bálsamo de sospecha

para esa mentira que es la vida.

¿A dónde fuimos a tomar anoche?

¿De dónde viene ese deseo?

Ya no recuerdo

solo caminaba

 y  caminaba

a donde fuimos a parar.


Sobre la autora: Regina Ramos nace en San José de Mayo, Uruguay en 1992. Reside actualmente en la localidad de Rafael Peraza. Es estudiante de literatura en el Instituto de Profesores Artigas. Actualmente integra el grupo de investigación (G.I.L.F.U.) sobre el cuento fantástico uruguayo a inicios del siglo XX, dirigido por el licenciado Claudio Paolini.  Escribe en género lírico, obteniendo mención honorífica en 2015 con el poemario La penumbra en el espejo, en el concurso de poesía joven organizado por “Casa de los Escritores”. Participa en el VIII Congreso de la Asociación de Profesores de Literatura del Uruguay (APLU), presentando el trabajo titulado “Conjurar la muerte: el canto al suicidio en la mentalidad medieval y en la moderna”. En 2016 se incorpora como colaboradora en el proyecto Orientación Poesía y en la antología En el camino de los perros. Actualmente se encuentra trabajando en su segundo poemario.

*Imagen de  MARCO ZAMUDIO,  “Sin luz” (Acrílico y gesso pigmentado sobre yute encretado sobre tabla- 30 x 40 cm)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top